Archivos para 15/04/2008


Después del concierto de Los Freskitos, continuó la fiesta flamenca con el ciclo concierto “Dando el Cante” el pasado Vie.11.abr con un cambio en la programación donde actuaron Mario Díaz y Jesusito Gómez con el Bueno de dj (Aslandticos) y Laureana Granados, Angel Ruiz y Trillo con su grupo.
Una bonita sorpresa en forma de experimento musical el de Mario y los suyos, muy agradable, más contenida que lo anterior de los Aslandticos y más moderna si cabe. Version fantastica de “Rosa María” de Camarón y multitud de detalles sonoros flanqueados por la maestría de Jesus a la flamenca. Felicidades por el cambio, colegas, y espero que éste sea el camino ideal para empezar a tocar sin parar este próximo verano, guiñando a las carpas de baile en los macrofestivales estivales. Atención managers de los cotarros veraniegos!
Terminaron de redondear la noche Trillo y los suyos. Me quedaría corto tratando de explicar los diversos sentimientos que me inundaron, al hacerme cosquillas en mis adentros nostalgicos, con Trianas y Pastoriuses y con el sonido ya redondo saliendo por los altavoces. Qué biennn todoss y que buenísima la idea de incluir a una artista del baile como Laureana. Señores, un diez no se lo doy a casi nadie en la escena musical cordobesa, pero quizás alentado por las cervezas y el buen ambiente que se respiraba, a ellos se los doy con creces. Ole la pedazo de banda!!
Ya hubiese querido yo tenerla y que me llamaran el Pastorius de Córdoba, con razón.
De verdad: Enhorabuena!


El Camerino de los Hnos Marx

Publicado: 15/04/2008 en Uncategorized
El viernes pasado día 11, tuve la suerte de asistir al concierto múltiple de la Metrópolis, una de la salas de Córdoba con más proyección musical y capacidad entretenedora sin grandes lujos pero con mucho respeto. Apoyo totalmente a estos colegas que luchan porque existan sitios así. Chapeau!
Lo más divertido: El camerino. A mi me encantó, pero claro yo iba de reportero gráfico con mi vídeo cámara, ya que así me lo habia pedido el manager de Los Freskitos: Carlos Rochi, conocido en la escena musical española como uno de los managers con más carisma y profesión. Por tanto gozaba de los privilegios de tener inmunidad en los accesos de la sala.
Oí decir a alguien con cierto sarcasmo, que aquello parecía el Camerino de los Hermanos Marx, apelando quizás a la famosa y caótica escena en el interior de un ridículamente pequeño camarote de barco, donde se citaban muchos más de los que dicho espacio podía albergar, con el consiguiente jolgorio tumultuoso y a veces incluso violento humor acrobático-contorsionista. El sitio en cuestión estaba bastante cerca de esto, aunque yo me divertí apostado en una posición estratégica de una butaca, que hacia esquina con un sofá y la pared y que tomé nada más terminar la sesión de videocámara. Hay que decir en favor de Metrópolis, que allí se juntaron 4 grupos con sus respectivos amigos (los Freskitos solamente, eran casi 50!) a los que se le unieron Mario, Jesusin, Angel, Trillo, Bueno, Javi, Dakota, Laureana, Jordy y conocidos como La Winchester, El Flow, Manuel ” el bueno”, Inma Hernández, que presentó el acto y Raquel su hermana.
A Raimundo le tendría que dedicar una entrada para el solo. Unicamente digo que es la persona mas positiva y buena que te puedas echar a la cara y un musicazo y artista sublime que está con la gente, con la diferencia de que es un auténtico astro y no como otros inaccesible, sino todo lo contrario.
De hecho creo que a él no le importaron las decenas de personas que le pidieron en un momento u otro del día y de la noche hacerse una foto con él, o a firmarle un autógrafo o a simplemente darle un beso y felicitarlo por lo mucho que le gustó su presencia alli esa noche. A todo accedió amablemente y entre sonrisas.
El concierto lo abrieron unos mitos: Los Cherokees, y se me puso la carne de gallina cuando los oí. Le siguieron Los Freskitos, aunque éstos ya estaban en el escenario acompañando a los Maestros de la Tribu, que les deseamos la más grande de las suertes y los que apadrina en este disco Raimundo, que empezó diciendo “Hoy no estoy pa ná” y que después de su pata-palo, el pulpo seco y el agua de mar, acabó la faena rompiendo la noche, con los más auténticos riffs de su Fender Stratocaster.

Lo que vino a continuación fué para mi gusto la sorpresa de la noche.